jueves, 14 de agosto de 2008

Realidades.

Sat se divide en dos mitades, que son más bien dos realidades. Le gusta pasar de una realidad a otra cuando se encuentra mal. Si en una realidad está triste o aburrida, cambia a la otra, y se soluciona.
Hoy se ha desesperado un poco en ambas realidades. En la primera, el teléfono no suena, y Sat está sola y aburrida. Cree no hay nadie en el mundo que no se haya sentido solo alguna vez, pero es que ella lo siente muy a menudo. La soledad no tiene edad. Hay niños pequeños que se sienten muy solos y sin embargo, nadie se da cuenta. Aunque parece muy fría, a Sat le gustan los abrazos, y las visitas. Sí, las visitas. No entiende porqué todo el mundo las detesta. Te hacen compañía cuando estás solo. Y si de verdad te has sentido solo alguna vez, creéme, adorarás las visitas.
En la otra realidad, Sat, también se ha disgustado. No entiende de cinismos, ni de tristeza, ni de enfados. Sat no entiende de nada de eso. No entiende que las personas a veces quieran estar tristes. Estamos en agosto, ahí fuera hace un sol radiante que transmite a cualquiera ganas de sonreir. Borremos la palabra tristeza del diccionario, borremos todas las de su campo semántico.
Borremos los enfados, los cinismos y la melancolía de domingo por la tarde.
Borremos el aburrimiento, hagamos que esta vida se convierta en sueño, al menos por un momento.

4 comentarios:

Calypso dijo...

"No entiende que las personas a veces quieran estar tristes"

La melancolía engancha y a veces estás triste por puro vicio.

Tresístole. dijo...

Borremos la palabra tristeza del diccionario, borremos todas las de su campo semántico.




ME APUNTO.

KC dijo...

¡Yo también me apunto!

:P

Blueyes dijo...

Que difícil veo que las tardes de domingo no sean tristes.